Herramientas para tu desarrollo personal y el de tus equipos

Coach Profesional

Buenos Aires, Argentina

© 2019 hecho por Anabella Bruschi

  • Natalia Bruschi

Si te importan tus relaciones que te importen tus conversaciones

Actualizado: feb 26

Hoy a la mañana mientras leía un libro vi una frase que dice:


“Una persona se hace cargo de sus relaciones cuando tiene cuidado de lo que dice, en como lo dice y en el impacto que genera en su contraparte” Inteligencia Relacional / Jaime García – Manuel Manga

Basándonos en el hecho que yo digo lo que digo y el otro escucha lo que escucha, me hace descartar la idea que somos 100% responsables de lo que el otro escucha, es decir, de lo que generamos, ya que ahí el responsable, no soy solo yo, sino también es la otra persona.


Con lo que sí estoy de acuerdo es que somos responsables de todo aquello que decimos, cómo lo decimos y de eso depende la calidad de relaciones que estamos teniendo hoy.


Hay personas que se la pasan preguntando “¿Tengo razón no?” y yo me pregunto, ¿Acaso cuando hablamos buscamos que nos den la razón? ¿Esa es la finalidad de nuestras conversaciones?


En este espacio no veo que haya un aprendizaje, solo un reforzar que “estoy en lo cierto”

Las relaciones se van nutriendo con conversaciones, es decir, no sólo hablar, sino también escuchar y preguntar, interesarse en comprender lo que la persona me está diciendo


Te dejo unos Tips para comenzar a crear conversaciones que sean nutritivas para nosotros y para los otros


1. Toda conversación tiene un objetivo

Siempre que conversamos lo hacemos “para algo” plantéate objetivos para eso que van a estar conversando, por ejemplo “hacer un reclamo”

A tener en cuenta con este tema: Hacer un reclamo por hacerlo, para mí, no es efectivo, el hacer un reclamo es para encontrarle una solución juntos a eso que está sucediendo o sucedió.


2. Acepta

Puede que eso que digas el otro lo vea distinto, no pasa nada, es solo su mirada diferente a la tuya. Recordá que no estamos buscando tener razón o ganar una conversación


3. Escucha, no interrumpas

Cada vez que vayas a interrumpir a alguien primero respira y pregúntate ¿De esta manera estoy ayudando a nutrir esta relación? ¿Es tan importante lo que tengo para decir que no puedo esperar mi momento para decirlo?


4. Las emociones si importan

Respetar tu estado emocional y el del otro es tan importante como los demás pasos. Si, por ejemplo, estás enojado/a o la otra persona lo está, puede que no sea el momento para conversar.


5. Crear un momento

Si querés que tus conversaciones sean productivas crea un espacio libre de interrupciones y que sea agradable para que eso que queres lograr. Un ejemplo del mundo en el que vivimos hoy son los celulares, ponerlos en modo silencio, apartarlos de tu vista, harán que te enfoques en lo que está sucediendo en ese momento y no en tu celular.


6. No supongas

Vivimos suponiendo que dijo o hizo tal cosa; y si en vez de suponer ¿“preguntamos” y “escuchamos?”


7. No se trata de tomar lo que dicen todas las personas

No siempre vamos a estar de acuerdo con eso que escuchamos, eso no nos da el derecho a decir que eso “no es así”, te invito a cambiar esa frase por esta: “para mi no es así”, y esto no quiere decir que nunca va a serlo sino que “hoy” no es así para vos y eso es válido.

Date la posibilidad de reflexionar acerca de cómo ves las cosas, algunas seguirán así y otras puede que cambies la manera de verlas


8. Básate en hechos comprobables

Si vas a hacer un reclamo, por ejemplo “me dejaste sola y eso hace que me sienta solo/a” comunicale a la otra persona cuando fue y qué fue lo que hizo sentirte solo/a


9. No hay culpables sino responsabilidades

Dejá el papel de víctima, dejá de buscar culpables, acá no hay culpas, hay personas que son responsables de lo que dicen y hacen. Somos responsables de comunicarle al otro eso que me molesta, que me angustia ya que soy yo quien se siente así por eso que hace el otro.

* Cuidado con este tema!, porque acá no hablamos que vamos a dejar que hagan lo que quieran total así lo veo yo o viceversa, este es un tema más extenso que habla de límites y relaciones sanas, basadas en el amor mutuo.

Somos también responsables de alejarnos de situaciones o personas que no nos hacen bien


10. No conversar, también está bien!

Así como vimos cuando hablamos de las emociones ej si estamos enojados, entendemos que no es el mejor momento para conversar, entendemos que comunicar esa emoción y decidir conversar en otro momento es señal de que sí me importa esa relación y por eso entiendo que éste momento no es el mejor para tener una charla.

Comunicar lo que nos pasa es sinónimo de que esa relación me importa, el otro no lo sabe, comunicalo.

A veces apartarnos es la mejor opción y cuando llegue el momento estar comprometidos con construir y no destruir.


Hay miles de puntos más para que sigamos conversando, hoy quiero empezar con esos y plantearte el desafío de ponerlo en práctica, paso a paso, algunos, y ver qué resultados comenzás a obtener en tus relaciones.

El conversar es como un baile en donde juntos vamos creando una coreografía, son nuestras conversaciones las que crean nuestras relaciones, nuestro futuro.

Recordá que vivimos en un mundo interpretativo, es decir, no hay una verdad externa sino una interpretación interna de eso que está por fuera de nosotros, comprender esto te va a ayudar a estar abierto a escuchar


Si te importan tus relaciones que te importen tus conversaciones.


Gracias por leerme!

Natalia Bruschi

Coach Profesional


Haz clic para más info sobre mis servicios - Elegí el que sea para vos